Ansiedad por comer en Navidad, ¿es posible controlarla?

Pautas controlar ansiedad por comer en navidad

Llegan las Navidades, ¡bienvenida la época donde más cenas y celebraciones hay! Se trata de una época en la cuál podemos disfrutar mucho y rodearnos de aquellas personas que más queremos y mejor nos hace sentir su compañía. 

Pero, también precisamente por la cantidad de eventos y ‘tareas’ que hay que realizar puede suponer un gran estrés para nuestro cuerpo que se puede traducir en ansiedad y una manera que tenemos de reducir esta ansiedad es, sin duda, ‘gracias’ al poder de la comida. Te explicamos por qué y cómo controlarla.

 ¿Por qué da la ansiedad de comer? 

La ansiedad es una emoción que es fruto del estrés que podemos tener. Podemos acumular estrés por diferentes razones y en diferentes contextos: en el trabajo, con la familia, con nuestros hijos, con la pareja… 

Cuando tenemos ansiedad nuestra mente lo interpreta como una emoción negativa y como lo que busca es el bienestar una parte de tu mente lo único que quiere es calmar esta emoción negativa.

Técnicas mejorar ansiedad por comer en navidad

Una de las formas de calmar estás sensaciones son recurrir a la comida ¿por qué? porque la comida es un estímulo que nos produce sensación de mucho placer y bienestar. Al menos en el momento en el que la estamos ingiriendo, aunque luego, cuando se pase este efecto y pensemos más detenidamente en lo que acabamos de hacer o más bien en por qué lo hemos hecho, no nos sintamos tan bien.

Como controlar la ansiedad por comer en Navidad

¿Cómo controlar está ansiedad que puede derivar en una relación dañina con la comida? El primer paso como siempre es ser consciente de que tenemos ansiedad. Si crees que puede que la ansiedad te este llevando de más a la nevera a veces, nuestro cuestionario sobre la ansiedad por la comida te ayudará a salir de dudas. 

Entrar en contacto con nuestras sensaciones, emociones aunque sean negativas es el primer escalón para ser capaces de subir las escaleras que nos llevarán hasta nuestro equilibrio. 

Trabajo con los profesionales

Para aprender a tomar contacto con nuestras emociones nos será de gran ayuda comenzar a hacer terapia psicológica para controlar la ansiedad. ¿Por qué? Porque será el profesional que de manera personalizada nos acompañará y guiará en la explicación de las emociones y en la labor de comprenderlas en nuestro día a día siendo esto un punto de inflexión para la mejoría en nuestros síntomas de estrés o ansiedad en nuestro día a día. 

Un poquito de nuestra parte día a día

Dedicarnos un momento al día, aunque sean unos pocos minutos de parar y reflexionar sobre cómo nos sentimos sembrará una base que nos permitirá ahondar en cómo nos encontramos.

Por ejemplo podemos dedicar 10 minutos antes de ir a la cama a escribir cómo nos hemos sentido a lo largo de nuestro día, también podemos dibujar sobre ello o hacer una representación gráfica mediante iconos o simples caritas felices, neutras, tristes. ¿Cómo te has sentido mayoritariamente a lo largo del día? ¿Qué eventos o mejor, pensamientos te han hecho sentirte así?

Técnicas de relajación

Cuando tenemos ansiedad nuestro ritmo cardíaco sube, nuestra respiración está también más acelerada… el cuerpo está preparado para actuar y defenderse o atacar. 

Una manera de ‘contrarrestar’ esta sensación es entrenar a nuestra mente y cuerpo en la actitud contraria, en este caso sería entrar en sensación de relax o reposo. Practicar la meditación o la relajación guiada es una maravillosa técnica que permite cultivar esta habilidad.  

Tomar consciencia durante la comida

Hacer 5 minutos de relajación antes de comenzar a comer puede ser una maravillosa estrategia para realizar esta actividad desde un punto más relajado que nos permita ser más conscientes y de esa manera actuar desde nuestro yo más conectado y menos ansioso. 

Practicar el ‘mindful eating’ es otra de las técnicas que podrás aprender y trabajar con tu profesional de psicología para aprender a manejar la ansiedad que te lleva a comer de más.  Se trata de estar presente durante nuestra comida también nos puede ayudar. Intenta concederte tu tiempo para comer y expande ese tiempo así como expande tus sentidos para disfrutar de la comida. Huele el alimento antes de comerlo, incluso tócalo y después dedica tu tiempo a saborearlo. Cuanto más, mejor. 

De esta manera estarás comiendo desde otro estado, libre de ansiedad y no solo te sentará mejor la comida sino que además tú mismo la disfrutarás más y te resultará más sencillo controlar tu peso. Si quieres profundizar en esto y mejorar tu relación con la comida te invitamos a acudir a tu clínica más cercana y mejorar así tus problemas de ansiedad. 

 

 

Deja un comentario