¿Cómo combatir el estrés laboral?

El estrés está presente en la vida de la mayoría de personas hoy en día, sobre todo en esta sociedad globalizada en la que se exigen individuos capacitados para resolver los problemas laborales, sociales y emocionales. Los agentes estresantes pueden aparecer en distintos ámbitos, en los que nos sometemos a una carga con la que no nos sentimos motivados o competentes, o por el contrario, que nos supone demasiada responsabilidad. El estrés laboral es uno de los más comunes, y cuando éste es crónico puede perjudicarnos tanto física como emocionalmente y nos afecta en nuestras relaciones interpersonales y en nuestra vida cotidiana. Sueldos bajos, falta de motivación, altos volúmenes de trabajo, pocas posibilidades de promocionar o demasiada responsabilidad; estos son algunos factores que pueden incidir en nuestros niveles de estrés. Sin embargo, muchos de nosotros nos acostumbramos a tener una vida agitada y no nos damos cuenta del nivel de estrés que acumulamos. No creemos que sea necesario hacer algo para disminuirlo, pero el estrés crónico puede tener efectos negativos en nuestra salud física y emocional.

¿Qué es el estrés?

El estrés es la respuesta fisiológica de nuestro organismo que aparece como mecanismo de defensa de las demandas externas o a cualquier aspecto de nuestras vidas que percibimos como amenaza. Ante estas situaciones, las respuestas de nuestro organismo repercuten en nuestra manera de pensar y comportarnos. Actualmente nos vemos sometidos a múltiples situaciones que pueden poner a prueba esta capacidad de respuesta de la que hablamos: desde la sobrecarga en el trabajo, hasta otras responsabilidades diarias, o conflictos interpersonales.

Claves para combatir el estrés laboral

  1. ¿Qué es lo que te estresa exactamente? Identifica las situaciones que te generan estrés y registra, en un diario por ejemplo, cómo respondes a ellas, y los sentimientos que te genera.
  2. Tómate un descanso: con el fin de evitar los efectos negativos del estrés crónico es fundamental que te tomes un descanso – un minuto, aunque sea- para recuperar el nivel de rendimiento. Aprovecha para beber un café o un vaso de agua, por ejemplo.
  3. Establece límites entre trabajo y vida personal: hoy en día, con el avance de la tecnología, es facilísimo estar disponible las 24 horas al día. Pero tu mente debe desconectar, y para ello debes establecer límites entre el trabajo y la vida personal. Eliminar pequeños hábitos como consultar el mail desde casa, o estar siempre disponible en el teléfono horas después de haber terminado la jornada laboral, te puede ayudar a reducir el estrés laboral.
  4. Cuida tus hábitos: adoptar hábitos saludables, como practicar ejercicio, mantener una alimentación adecuada y dormir bien, te puede ayudar a mejorar el estado de ánimo en general y disminuir el nivel de estrés. Para conseguir hábitos de sueño sanos, es recomendable evitar la cafeína por la tarde y reducir actividades estimulantes (estar con el móvil o el portátil) antes de dormir.
  5. Aprende a relajarte y entrena tu mente: existen algunas técnicas de relajación, como la meditación, el yoga o los ejercicios de respiración profunda que ayudan en la liberación del estrés. La conciencia plena, o la habilidad de centrarse de forma consciente en una única actividad sin distracciones te ayuda a manejar el estrés, a tener un mayor autocontrol y una mayor capacidad para gestionar tus emociones.
  6. Repasa las tareas del día y priorízalas: haz una lista de las tareas diarias estableciendo un orden según su importancia: los puntos más urgentes al principio.
  7. Sé organizado en tu lugar de trabajo: el ambiente y lugar de trabajo puede influir en la estabilidad mental. La organización –tanto material como intelectual- es fundamental.
  8. Mide bien el tiempo y sé más organizado: levantarse con el tiempo justo para llegar puntual a trabajar, llegando corriendo a tu escritorio, puede añadir estrés a tu día. Si siempre se te hace tarde, establece tus horarios antes. Levántate, aunque sea, 10-15 minutos antes, y sal con tiempo de casa, y verás cómo facilitas el inicio de la jornada.

 

Deja un comentario