Cómo hablar con tus hijos del aislamiento

Conversar con tus hijos de lo que está sucediendo es vital para que ellos lo entiendan. Nuestros psicólogos aclaran que debes tener en cuenta su edad y su madurez emocional para hablar con ellos.

Explícales qué es el coronavirus y por qué es necesario que todos nos quedemos en casa. Tus hijos necesitan socializarse, por eso, es bueno que salgan a los balcones a aplaudir a las 20:00. Ver a otras personas les servirá para que se den cuenta de que todo el país está involucrado por esta causa. También, es una buena idea hacer dibujos para colgar en la ventana, muchos niños lo están haciendo y, de este modo, se implican más.

Pilar Conde, Directora Técnica y psicóloga de Clínicas Origen, aconseja que hagamos una ronda de preguntas donde tus hijos puedan expresar todas sus dudas. Como hemos dicho antes, debes tener en cuenta la edad de tu hijo para dar las respuestas, pero no tienes que mentirle.

Duelo y niños, ¿cómo les explicamos esta situación de desaparición y muerte repentina?

Pilar Conde aclara que los niños deben recibir la información de manera correcta, por lo que, ‘aunque nos duela y queramos protegerles, tenemos que integrarles en la pérdida, hay que explicar que su familiar ha fallecido y que no lo volveremos a ver’.

Escucha a tu hijo y valida sus reacciones emocionales, y comparte tus sentimientos, cuéntale que tu también estás triste. Si te ven llorar, explícales el porqué, es beneficioso que comprendan que ante una pérdida es normal estar tristes y llorar.

No dejes de darle a tus hijos seguridad y protección, permite que te pregunten lo que quieran saber para ayudarles a entender e integrar la pérdida del ser querido.

En casa, podéis preparar una despedida simbólica para ese familiar, ellos pueden ser los que piensen de que forma hacerlo. Cuando todo esto acabe, tendréis tiempo de darle la despedida que se merece a ese familiar, pero ahora es una forma bonita de hacer un ritual de despedida en familia.

Pide tu cita gratis

(Solo disponible para España)

Deja un comentario