¿Cómo crear una relación saludable?

relaciones saludables01

Para hablar de relaciones saludables primero vamos a repasar dos aspectos clave sobre los que solemos compartir con vosotros: 

  • Nuestra naturaleza como seres sociales. 
  • La importancia de trabajar primero en nosotros mismos aquello que queremos ver fuera. 

Somos seres sociales 

¿Cuál se dice siempre que es el primer paso para solucionar cualquier ‘problema’? Saber que es un problema. Dentro de nuestra naturaleza está intrínseca el querer aprender, la curiosidad con la que nacen los niños pequeños no es casual. La curiosidad es una cualidad innata al ser humano debido a que gracias a ella hemos logrado avanzar como seres humanos y como sociedad. 

Todos, somos pequeños científicos encubiertos, con ganas de aprender y descubrir cosas sobre el mundo en el que vivimos y sobre el mundo en el que habitamos, que no podemos olvidar que es también nuestro mundo interno. Nuestros pensamientos e interpretaciones sobre lo que ocurre ‘allí fuera’ provoca cambios en lo que ocurre ‘aquí dentro’. 

Encontrar respuestas a las preguntas que nos planteamos es algo que nos hace sentir no solo bien, sino fenomenal. Plantearnos suposiciones sobre cómo funcionan las cosas y descubrir que hemos acertado nos reconforta. ¿Por qué? porque es un mecanismo que tiene nuestro cerebro de seguir provocando que nos planteemos nuevas preguntas para encontrar nuevas respuestas y así poco a poco vayamos aprendiendo. 

Trabaja dentro lo que quieras ver fuera

¿Has escuchado alguna vez la famosa frase: cómo es adentro es afuera? 

Plantéatelo así: ¿qué es lo que buscas en una relación? Ten esta pregunta rondando tu cabeza durante una semana. Ponte un post-it en un sitio donde veas todos los días ¿quizá el cabecero de tu cama? y deja planteada esa pregunta. Concédete estos 7 días para explorarlo. Puedes hablar con personas que inspiran tu confianza para expresarle lo que crees que para ti es importante en una relación y nutrirte de lo que otros piensan para valorar que conecta y que no conecta contigo. 

¿Amor? ¿confianza? ¿respeto? Son ‘tópicos’ universales que buscamos todos pero, ¿qué significa esto para ti? Y sobretodo cómo te das a ti mismo esto que ‘pides’ que otros te den a ti. 

  • Amor: ¿te quieres? ¿te aceptas? qué partes de ti te gustan y cuáles no. De estas últimas ¿cuáles están en tu ‘poder’ cambiar y qué haces para conseguirlo? Somos como nos sentimos y muchas veces nuestra valoración sobre nosotros mismos tiene más que ver con aquello que hacemos en nuestro día a día por y para nosotros mismos que lo que realmente somos. Esto quiere decir, ¿cuidas tu alimentación? ¿tu cuerpo? ¿haces deporte? ¿bailas? ¿te tocas? ¿disfrutas contigo?
  • Confianza: ¿te concedes espacios de tiempo en tu día a día para ‘hablar’ contigo mismo? No sobre el trabajo, la casa o tus relaciones externas. Sobre tu relación contigo mismo, sobre en qué punto de tu vida estás y sobre qué te gustaría conseguir si no tuvieras miedo, pereza o ‘no puedos rondando tu mente’. 
  • Respeto: ¿cuidas el vocabulario con el que te hablas? ¿cómo te hablas cuando te enfadas contigo mismo? ‘soy tonto’, ‘que torpe soy’, ‘no va a salir bien’, ‘seguro que no le gusto’… ¿cuántas proyecciones haces sobre la realidad en versión ‘negativa sobre ti mismo’. 

relaciones saludables02

Seguramente haya muchas preguntas que se te hayan abierto leyendo este post, no te agobies es maravilloso que tengas esa capacidad autocrítica contigo misma y reconozcas que hay aspectos de tu vida en los que puedas mejorar. ¿Sabes lo mejor? que leyendo el título del artículo te sentiste atraído por la idea de mejorar relaciones con otras personas, gente externa a ti sobre la cual tienes poco ‘control’ aunque seguro que sí influencia. Y al final, te has abierto a explorar lo que puedes cambiar tú mismo sobre ti, asunto sobre el que tienes un control total y absoluto. ¿No es más fácil empezar por aquí? 

El acompañamiento de tu psicólogo por este trayecto de aprendizaje  será la herramienta que organice y ayude a conseguir que todas estas preguntas, se conviertan en respuestas, tus propias respuestas y que consigas así tu ansiado y merecido bienestar emocional. ¿Empezamos?

Deja un comentario