¿Cómo salgo de una relación tóxica?

Una relación tóxica se caracteriza cuando el amor es obsesivo, fusionado (es decir, cada miembro pierde la identidad propia) y opresivo. Además, se caracterizan porque pueden aparecer actitudes de control, celos, falta de respeto y chantaje.

Pilar Conde, Directora Técnica y psicóloga de Clínicas Origen, afirma que los consejos psicológicos claves para salir de una relación tóxica son:

  1. Diferencia la dependencia del amor: muchas personas confunden dependencia y amor y esto les lleva a recaer en la misma relación una y otra vez justificando que quieren a esa persona. En realidad, lo que les ocurre es que tienen síntomas de abstinencia tras dejar la relación por la dependencia que sentían durante la relación.
  2. Toma conciencia: de tus derechos personales, ¿has permitido que tus derechos se invadan y/o se anulen? En ese caso estás o estabas en una relación tóxica.
  3. Dar el paso: y una vez lo des, mantén el mínimo contacto con esa persona. Lo mejor sería una total ausencia de contacto con tu expareja.
  4. Apóyate en tus amistades y en tu familia: si te has distanciado por estar con tu pareja, no te preocupes. Tus seres queridos lo entenderán y volverán para ayudarte.
  5. Cuídate y quiérete: céntrate en ti y evita durante un tiempo iniciar otra relación
  6. Estructura tu día a día: ocupa el tiempo con actividades que te ayuden a estar distraída y a disfrutar.

Y, ¿qué conductas tengo que evitar para caer en una relación tóxica?

Si estás comenzando una relación y te preocupa caer en hábitos tóxicos, debes seguir los siguientes consejos:

Libertad: Tu tienes tu espacio y tu pareja tiene su espacio. Es igual de importante compartir el tiempo juntos como saber estar separados sin agobiar a la otra persona.

Igualdad: Una pareja es cosa de dos si notas que llevas toda la carga, pídele a tu pareja que ponga de su parte.

Amor propio: Tu eres la persona más importante, no puedes utilizar a tu pareja para suplir tus carencias personales. Por eso, es muy importante que te quieras.

 

Deja un comentario